Decarbonicemos los Edificios para Reducir a Cero las Emisiones

De Gas CO2 

Por: Pedro Valverde

Aunque muchos no lo creamos, en estos momentos vivimos una situación decisiva en la historia de la humanidad.  Digo esto porque acabo de terminar de leer, el Quinto Reporte de Evaluación escrito a fines del 2013 por el Panel Intergubernamental Sobre el Cambio Climático (IPCC), la cual es la organización de las Naciones Unidas que está encargada de estudiar y pronunciarse sobre el fenómeno mencionado1.  Mediante el gráfico que se muestra en la Figura 1, el reporte del IPCC muestra cuatro trayectorias que las emisiones del gas CO2 podrían tomar a partir del año 2015.  La primera es la trayectoria RCP 8.5 la cual representa que si la humanidad no hace nada por disminuir las emisiones del gas CO2 entonces este gas podrá alcanzar 2.2 trillones de toneladas por año, acumuladas en la estratósfera terrestre.

 

carb1

 

 A este nivel de gas, y debido al efecto invernadero, la temperatura del planeta oscilaría entre 4 y 6 ó más grados centígrados permanentemente y tal vez ya no existiría vida en la Tierra.  Tal como se muestra en la Figura No. 2, elevaciones de temperaturas iguales o menores a 4 grados centígrados ocurrirían si la humanidad decide no trabajar coordinadamente para atacar el problema.  O también si se ataca el problema realizando acciones siguiendo cualquiera de las trayectorias RCP4.5, o la trayectoria RCP6.0, o la trayectoria RCP2.6, indicadas en la Figura 1.

 De acuerdo con los científicos asociados a la IPCC, así como también siguiendo la sugerencia del científico James Hansen2, lo que conviene hacer para combatir el problema del calentamiento mundial es elegir la trayectoria RCP2.6 mostrada en la Figura 2 mediante una línea de color negro. Elaborando una hoja de ruta por debajo de esta trayectoria será posible disminuir las emisiones del gas CO2 y mantenerlas a un límite de un trillón de toneladas anuales, para posteriormente reducirlas al mínimo. Actuando de esta manera impediríamos que la temperatura de la Tierra sobrepase los 2 grados centígrados, lo cual es un nivel de temperatura correspondiente a la etapa pre-industrial de la historia de la humanidad.

 

 carb2

 

 Actualmente, y debido a los siglos de industrialización a nivel mundial, más de medio trillón de toneladas de gas CO2 han sido emitidas y a la presente tasa de consumo de combustibles de fósiles, se estima que mundialmente se emitirán un trillón de toneladas anuales para el año 2040.  De acuerdo con la Figura 1, para hacer que este nivel de emisiones no supere a este valor en el año 2020 y también para hacer que las emisiones de la industria y del sector eléctrico disminuyan a cero en el año 2070, entonces a nivel mundial tendremos que realizar serias actividades pro reducción de CO2  que estén diseñadas para ser llevadas a cabo muy por debajo de la trayectoria RPC2.6 mostrada en la Figura 1.

 

Al proceso de reducción a nivel mundial del gas CO2 se le ha denominado como la decarbonización del planeta Tierra, y la razón para esto es que el proceso mencionado implica la utilización cada vez menor del uso de combustibles provenientes de fósiles, tales como el petróleo y sus derivados; también el gas natural, y el carbón de piedra entre otros.  Estos combustibles han sido usados por la humanidad durante siglos.  Sin embargo, a lo largo de la etapa de desarrollo industrial, su efecto en relación al calentamiento mundial ha sido contraproducente.  Esto debido a que su uso, durante miles de años, ha provocado las emisiones y la acumulación del gas CO2 en la atmósfera terrestre, creando el efecto invernadero y el consecuente fenómeno del calentamiento mundial.

 

Conseguir la reducción de las emisiones del gas CO2 constituye un desafío muy grande para la humanidad, y tanto los pobladores de países ricos como de los países pobres tenemos que encontrar maneras de colaborar mundialmente para hacer frente al desafío presentado.  La razón por la cual la lucha contra el calentamiento mundial es muy difícil, se debe a que los seres humanos nos hemos acostumbrado a usar combustibles de fósiles y actualmente, el tener que usar otras fuentes de energía significa el afrontar un cambio de matriz energética al cual no estamos acostumbrados.  La lucha contra el cambio climático significa que tendremos que aprender a ser cien por ciento cooperativistas; y esta es una forma de vida que exige el mantenernos constantemente en total armonía con nuestros semejantes y el medio ambiente.  La vida cooperativista también exige el tener que hacer un cambio radical en nuestros estilos de vida basados en el consumerismo de objetos y artículos con obsolencia programada en lo cual nos hemos enfrascado a lo largo de siglos.

 

En los EEUU de Norteamérica, un grupo de arquitectos reunidos en la organización llamada Arquitectura 20303, ha iniciado un movimiento que tiene como meta contribuir a la reducción de las emisiones de los gases causantes del efecto invernadero, mediante el diseño y construcción de edificios que no utilicen combustible proveniente de fósiles.  Estos son los llamados Edificios Verdes, los cuales utilizan energías renovables, tales como la energía solar y la eólica, además de hacer uso también de tecnologías limpias para sus requerimientos energéticos y también de agua potable.

 

De acuerdo con las personas involucradas en el movimiento de Arquitectos 2030, para construir edificios verdes energizados con fuentes de energía renovables, las premisas que se deben usar para reducir la emisión de gases causantes del efecto invernadero son las siguientes:

  • Hoy en día, más de la mistad de la población mundial vive en áreas urbanas.

  • Las ciudades son responsables por más del 70% de las emisiones globales de gases causantes del efecto invernadero.

  • Se estima que entre el año 2011 y el año 2030, la población mundial aumentará en 1.35 billones (de 6.7 a 8.2 billones).

  • Para el año 2030, las áreas urbanas incorporaran 1.35 billones de gente, absorbiendo el  estimado total de población desde el año 2011 al año 2030.

  • A nivel mundial, el área ocupada por edificios es 150 billones de metros cuadrados, consistiendo aproximadamente de 75% de espacio residencial y 25% de espacio comercial.

  • A nivel mundial, en las áreas urbanas, cada año del período entre el año 2013 y el año 2025, aproximadamente, 3.53 billones de metros cuadrados de espacio será construido nuevo, y 1.93 billones de metros cuadrados de edificios serán renovados.

  • Para el año 2030, a nivel mundial, más del 80 millones de metros cuadrados de edificios serán construidos y renovados. Esta es un área equivalente al 60% de todos los edificios existentes.  La construcción de edificios a nivel global y en porcentaje, durante este periodo, está proyectada para ocurrir en las áreas siguientes:

  • 38% China

  • 15% US/Canada

  • 9% India

  • 9% América Latina

  • 9% Oriente Medio/Africa

  • 12% Otros países emergentes

  • 4% Europa Occidental

  • 4% Otros países desarrollados

  • La China y US/Canadá representarán aproximadamente el 53% de todo el espacio nuevo y renovable existente en los próximos 15 años, pero el rol de un acuerdo a nivel mundial será crítico para reducir las emisiones del gas CO2  en los restantes 47% de construcciones.

  • La mayoría de edificios a nivel mundial son proyectados para ser construidos, renovados  y reconstruidos nuevamente, usando patrones de emisión de gas CO2  instituidos desde muchos siglos atrás.  Hoy en día tenemos una única oportunidad para combatir el calentamiento mundial creando ciudades, distritos y edificios que:

  • Reducen dramáticamente su impacto ambiental y su exposición.

  • Crean adaptabilidad ambiental.

  • Aseguran el acceso a los recursos energéticos renovables

  • Minimizan la distancia de viajes en autos.

  • Minimizan el consumo de los recursos naturales, tierras y agua.

     

    Sería interesante que en el Perú, tanto los arquitectos como los ingenieros que trabajan en el sector de diseño y construcción de edificios, adoptaran las premisas promulgadas por los miembros de la organización Arquitectura 2030.  De esta manera, se podría iniciar un movimiento que dentro del sector de construcciones estaría dedicado a disminuir la emisión de los gases causantes del efecto invernadero en el Perú.   Como todavía no existe el mencionado movimiento en nuestro país, tenemos que lamentar que el diseño y la construcción de nuevos edificios se sigan haciendo sin tener en cuenta la amenaza del calentamiento mundial.

     

     Como muestra de ello, el 14 de Abril del presente año, el Diario El Comercio publicó un artículo relacionado a la inminente construcción de un edificio llamado Nuevo Centro de Convenciones de Lima, a un costo de S/. 534,8 millones4.  El artículo menciona que la construcción de este nuevo edificio es necesaria porque en el año 2015, el Perú será sede de las Asambleas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.  Los funcionarios que trabajan para estas instituciones necesitan de un edificio con ambientes y salas modernas donde se reunirán para discutir temas relacionados a la “lucha contra la pobreza”.  Según mi manera de pensar, creo que los mencionados funcionarios deberían reunirse no en nuevos centros de convenciones sino en los lugares donde viven los pobres a fin de conversar con ellos y escuchar que es lo que los propios pobres desean y pueden hacer para salir de su situación de pobreza.

     

    Lamentablemente el Nuevo Centro de Convenciones de Lima, no podrá ser catalogado como un edificio verde.  La razón para esto es que en lugar de reducir las emisiones del CO2 el nuevo edificio contribuirá a aumentarlas.  Lo cual resulta irónico, porque justamente durante el mes de Diciembre del presente año Lima será sede de las reuniones de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas Sobre Cambio Climático (COP 20).  Ya el Ministro de Ambiente ha declarado que se gastarán aproximadamente S/. 175 millones en la realización de este evento5.  Sin embargo, el Nuevo Centro de Convenciones de Lima no podrá ser exhibido como un ejemplo de la lucha que ha iniciado el Perú en relación a nuestro compromiso por reducir las emisiones del CO2 a nivel mundial.  Esto me parece un descuido grave y un error garrafal del gobierno actual.

     

    Termino este artículo haciendo un llamado a los miembros de las profesiones de arquitectura e ingeniería a fin de que con motivo de realizarse el próximo COP 20 en Lima, durante el mes de Diciembre del presente año, al menos hagamos una declaración en el sentido de que con el objeto de combatir el fenómeno del calentamiento mundial, apoyamos y nos adherimos al movimiento Arquitectura 2300, comprometiéndonos con sus premisas y el desarrollo de una hoja de ruta similar a la de ellos, con el fin de eventualmente disminuir a cero las emisiones del CO2  en el Perú.

     

    Referencias:

  1. http://www.ipcc.ch/report/ar5/
  2. http://www.ted.com/talks/lang/es/james_hansen_why_i_must_speak_out_about_climate_change.html
  3. http://www.architecture2030.org
  4. 4. http://elcomercio.pe/economia/peru/asi-se-vera-nuevo-centro-convenciones-lima-noticia-1722733
  5. http://elcomercio.pe/ciencias/planeta/cop20-lima-esta-preparada-albergar-esta-gran-cita-noticia-1707109