Por: James Gustave Speth

 

Hace 20 años atrás, cuando arribé como estudiante de un colegio en Inglaterra, el decano nos dijo que podíamos andar sobre el pasto de los jardines pero no podíamos atravesarlo.  Este acontecimiento me ayudó a interesarme en los ingleses y su idioma.  Aquí tenemos otro ejemplo del uso de las preposiciones en inglés: existen límites de crecimiento económico y existen límites para el crecimiento económico.

 En los límites de crecimiento económico vale la pena detenerse por un momento, ya que contrariamente a las afirmaciones constantes que necesitamos mayor crecimiento, hay limitaciones a lo que este crecimiento puede hacer por nosotros.  Si los economistas fueran fieles a su especialidad, reconocerían que existen rendimientos decrecientes en el crecimiento económico.  Más obviamente, el valor de crecimiento de nuestros ingresos declina en la medida que nuestro salario aumenta.  Un ingreso de mil soles significa más a alguien que gana quince mil soles al año, que a alguien que gana ciento cincuenta mil soles.  Mientras tanto, el crecimiento en algún momento también tiene costos marginales que aumentan.  Por ejemplo, los trabajadores tienen que hacerlo laborando más horas, o el clima se vuelve inestable.  Se deduce que para la economía en su conjunto, se puede alcanzar un punto en el cual los costos extra del mayor crecimiento exceden el beneficio extra.  Al llegar a este punto uno debe parar el crecimiento.  De otra manera, tal como dijo Herman Daly, un país entra en el reino del decrecimiento económico, en donde los costos de crecimiento exceden los beneficios producidos.

 Actualmente en los EEUU está ocurriendo un decrecimiento económico.  Si pudiéramos medir y sumar todos los costos sociales, ambientalistas, de seguridad, y psicológicos que la economía estadounidense genera actualmente, y agregamos los costos de las oportunidades perdidas ocasionadas por nuestro fetiche de crecimiento, estos costos excederían los beneficios del aumento gradual de lo que actualmente es el mayor PBI per cápita de cualquier país.  El crecimiento económico no está ayudando a los norteamericanos a pesar del alto precio que pagan por él.

 Es tiempo que los EEUU se muevan a una sociedad de post crecimiento, donde la vida laboral, el medio ambiente, sus comunidades y familias, y el sector público no sean sacrificados por el bien del crecimiento del PIB; donde las promesas ilusorias de mayor crecimiento ya no proveen una excusa para descuidar las necesidades apremiantes de ese país; y donde una verdadera democracia ciudadana no sea captiva del imperativo de cada vez crecer y crecer económicamente.

 El caso de que hay límites del crecimiento, crudamente hablando no es de que no deberíamos crecer, sino de que no podemos crecer más,; y esto está basado en la percepción de que estamos entrando a una nueva etapa de escasez ambiental y elevación de precios que limitará el crecimiento.  La economía mundial habiéndose doblado en tamaño tres veces desde los años 1950, es fenomenalmente grande en comparación con la base planetaria la cual es el ajuste para toda la actividad económica.  Ella está ahora consumiendo los recursos disponibles de la Tierra a una cierta escala que rivaliza su abastecimiento mientras suelta sus productos de desecho nuevamente hacia el medio ambiente a una escala mucho mayor afectando así los más importantes ciclos bio geofísicos de nuestro planeta.  Los recursos naturales están cada vez más escasos, y los sumideros ambientales de la Tierra (océanos y selvas) para absorber desperdicios se están agotando en muchos contextos.  De acuerdo con un análisis de la huella ecológica de la Tierra, nuestro planeta tendría que ser 50% más grande de lo que es para que la economía actual sea ambientalmente sostenible.

pbi

 Si ahora vivimos en un mundo en el cual los recursos naturales, los servicios ecológicos,  y los sumideros ambientales necesarios  para la actividad económica están volviéndose escasos, entonces debemos ver que los precios de los artículos que usamos suben.  Y esto está sucediendo así.  Tal como lo explicó el economista Paul Krugman al final del año 2010; “el precio del barril de petróleo está nuevamente a $90.  Los precios del cobre y del algodón han llegado a valores históricos máximos.  Los precios del maíz y del trigo también han subido.  En total, los precios globales de las materias primas mundiales han subido 25% en los últimos seis meses.  Lo sucedido con los mercados de las materias primas es que vivimos en un mundo que es finito, en el cual el crecimiento rápido de las economías emergentes está poniendo presión sobre los suministros limitados de las materias primas causando la subida de sus precios.  También, el año pasado, el  clima extremo, especialmente el calor severo y la terrible sequía en algunas regiones agrícolas importantes, tuvo un rol importante en la subida de los precios de alimentos.  Y por supuesto, fue el cambio climático el causante de los episodios mencionados.

 ¿Qué seriedad se le atribuye a las amenazas ambientales globales?.  Una respuesta al problema es la siguiente: todo lo que tenemos que hacer para destruir el clima y las formas de vida en la Tierra, dejando arruinado al mundo para las generaciones venideras de seres humanos, es seguir teniendo el sistema de vida que vivimos actualmente.  Continuemos emitiendo gases causantes del efecto invernadero a las altas tasas de emisión que lo estamos haciendo, continuemos empobreciendo ecosistemas y usando materiales químicos contaminantes, y  el mundo al finalizar el siglo presente no será un mundo apto para poder vivir.  Pero por supuesto, las actividades humanas destruidoras del ambiente no están siendo disminuidas, por el contrario, están siendo aceleradas dramáticamente.  Tomó todos los siglos de la historia universal para construir la economía mundial de $ 7 trillones en el año 1950; más recientemente, la actividad económica mundial ha crecido $7 trillones por cada década.  Considerando tasas de crecimiento típicas, la economía mundial se duplicará en tamaño cada veintena de años.  Estamos pues enfrentando la posibilidad de un aumento enorme de empeoramiento, justo cuando debemos mover al mundo en la dirección opuesta.

Para lograr una economía de post crecimiento que sea exitosa y auto sostenible se requerirá de intervenciones dramáticas.  El Centro para la Promoción de Una Economía de Estado Estacionario ve la economía de la manera siguiente:

 Una alternativa positiva a la búsqueda de crecimiento económico sin fin.  Es una economía cuyo objetivo es mantener un nivel estable de consumo de recursos y una población estable.  Es una economía donde el uso de energía y recursos son reducidos a niveles que están dentro de límites ecológicos, y donde el fin de maximizar la producción económica es remplazado por el objetivo de maximizar la calidad de vida.

 Ellos aíslan sus cuatro características clave: 1) Escala sostenible, o un estado en el cual la economía encaja dentro de la habilidad de la Tierra para proveer recursos y absorber desechos; 2) distribución justa y oportunidad equitativa; 3) eficiente asignación de recursos (tomando en cuenta donde los mercados trabajan y donde no lo hacen); 4) una cultura en la cual las demandas por crecimiento económico son aplazadas para considerar las cosas que realmente importan, vale decir: la salud y seguridad de los individuos y sus comunidades.

 Un camino muy importante y esperanzador es sembrar el paisaje con modelos innovativos e instructivos.  Una notable pero sin embargo poco promocionada actividad que está sucediendo actualmente en los EEUU es la proliferación de modelos innovadores de revitalización comunitaria y de empresas.  Se está empezando a usar monedas locales, dinero lento, alimentos producidos localmente, indicadores genuinos de progreso.  Ellos están trayendo el futuro al presente en formas muy concretas.  Estos modelos actuales crecerán en importancia a medida que las comunidades buscan respuestas acerca de cómo será el futuro, y de este modo cambiarán otras mentes.  Ver es creer.

 **************